ANTAS – ALMERÍA

En el levante de Almería, hay un pequeño pueblo con un encanto especial con su tierras convertidas en un vergel de frutales, cí­tricos y hortalizas, rodeado por otros terrenos más áridos. Hoy os enseño la localidad de Antas.

En su término se encuentran numerosos yacimientos prehistóricos que demuestran lo privilegiado de este lugar, entre destaca el Argar, verdadero eje de una cultura que se extendió por el sudeste de la Pení­nsula en la Edad del Bronce.

A nuestra llegada y antes de entrar en la población nos encontramos con el Real de Antas con el denominado “Acueducto de El Real de Antas”

Se trata de una construcción de la segunda mitad del siglo XIX,  que se utilizaba para conducir las aguas desde un punto a otro de la rica vega de Antas. El acueducto originariamente contaba con 293 m de longitud y está construido en mampostería ordinaria de piedra caliza con mortero de cal. Presenta dos estructuras diferentes: un primer tramo, junto al estanque, consistente en un muro macizo sin huecos, y un segundo tramo compuesto de dos cuerpos superpuestos con arcos.

Acueducto

Seguimos nuestro recorrido en autocar hasta el núcleo urbano donde se encuentra La Era del Lugar,  una plaza utilizada desde siempre para las fiestas populares de Antas. En el lugar se construyó en los años 40 del pasado siglo una pequeña ermita, en la que durante algunos días al año coincidiendo con las fiestas patronales se encuentra la Virgen de la Cabeza trasladada desde el Cabezo María.

Recorriendo sus peculiares calles, llegaremos hasta donde se encuentra Iglesia Parroquial de Santa María de la Cabeza. Consagrada en 1505, fue una de las primeras iglesias construidas en la zona tras la conquista de los Reyes Católicos. En su interior guarda la imagen de la Virgen de la Cabeza, Patrona de Antas y por quien los antenses tienen gran devoción. Esta imagen, tallada en madera de roble por el escultor Pedro Ruiz de Vitoria, sustituye a una anterior, atribuida a Salzillo, pero destruida en la Guerra Civil, si bien se salvó la imagen del Niño Jesús que hoy reposa nuevamente en los brazos de su madre.

Iglesia

Nos trasladamos hasta el Cerro del Cabezo María,  está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) debido a la importancia de los yacimientos arqueológicos que contiene, que abarcan desde el Bronce Medio hasta época moderna. La tradición oral habla de la aparición en este lugar de la Virgen María de la Cabeza, el 12 de agosto de 1427, a un pastor llamado Manuel. Esto motivó la construcción de la ermita que corona el cerro. Se trata de un edificio de planta cuadrada con una serie de volúmenes en tres de sus lados. La fachada principal presenta la puerta de entrada en arco de medio punto que da acceso a un vestíbulo con bancos de piedra adosados a las paredes. La pequeña capilla de la Virgen es de planta cuadrada con arquería ciega de medio punto sobre pilastras que sirven de base a una especie de cúpula. Por una puerta lateral se accede a la antigua vivienda del ermitaño que cuidaba de la misma, que se encuentra en estado ruinoso.

Hasta aquí nuestro recorrido por Antas, es verdad que nos dejamos una parte muy importante de la historia de Antas, como la cultura Algarica.  De la cual ya se mencionará en otra ocasión

 

Recordar que muchos de los recursos a visitar se catalogan como Bienes de Interés Cultural, por lo que sólo deben ser explicados por un guía Oficial, cualquier persona que intente explicarlos sin su correspondiente acreditación puede ser sancionado por ello.

Estos lugares se los puedo mostrar a los grupos que visiten durante fin de semana el levante almeriense, (Turre, Los Gallardos, Bedar, Pulpi, Cuevas del Almanzora, Garricha, Mojácar, Vera y Antas). Trabajo tanto para agencias de viajes, como para particulares y grupos privados. 

Te puedes poner en contacto conmigo,  pinchando aquí,

ALCONTAR – ALMERÍA

En nuestra ruta por Almería, nos trasladamos hasta  la cara norte de la Sierra de los Filabres, en el límite con la provincia de Granada, donde se encuentra la población de Alcontar.

Casa con parrales

En su término, además de otras fuentes, nace el río Almanzora, en un paisaje en el que contrasta la aridez de los cerros, sierras y secano con las zonas de huertas próximas al río. Junto a este se ubica el pueblo, de calles serpenteantes, con numerosas encrucijadas que conducen siempre a la tranquilidad y al sosiego.

Como visitantes encontraremos un pueblo idóneo para hacer un alto en el camino, un pueblo de urbanismo atractivo en las calles que se retuercen hasta la plaza del ayuntamiento y de la fuente de agua de excelente calidad; un pueblo de atmósfera tranquila y silenciosa, como corresponde a la sierra; un pueblo de gastronomía excelente en la que destacar unos excelentes embutidos. Un pueblo para desconectar durante un ratito de la realidad de cada día.

alcontar_258749

Es un pequeño pueblo de calles serpenteantes con numerosas encrucijadas, que nos llevan a la pequeña plaza del pueblo, donde se encuentra  la Iglesia de Nuestra Señora de la Virgen del Rosario, construida en 1820, en cuyo interior destaca la presencia de un Cristo de gran realismo.

IMG_1055439368313

Si seguimos el recorrido por esta localidad, llegamos hasta el lavadero, un lugar que todavía hoy las mujeres mayores de la localidad utilizan para lavar la ropa.

Después de visitar la población de Alcontar, nos vamos a una de sus pedanías, visitamos  El Hijate. En un cerro cercano nos vamos a encontrar con la Torre de los Moros, un mirador impresionante de todo el Almanzora, si el grupo se encuentra en condiciones físicas adecuadas y lo consideran pertinente subiremos hasta él.  Esta Torre de los Moros, de planta circular, está construida en piedra. El acceso se realizaba por la parte superior, donde se llegaba con una escalera de madera. Ha desaparecido la cubierta y parte del muro de coronación debido a las duras condiciones meteorológicas de la zona y al paso de los años. Esta torre formaba parte de la red de fortificaciones y puntos defensivos. Construida en época nazarí, su función era vigilar, defender y avisar en caso de ataque a los pueblos vecinos, en este caso a la torre de Somontín (al sur) y a la de Caniles (al norte). De día se comunicaban con humo y de noche con reflejos de luz, con espejos.

Torre mora

Ya en la pedanía vamos recorrer sus calles y llegando hasta la plaza donde se encuentra la Iglesia de San Antonio de Padua. Seguro que después de toda una mañana recorriendo las callejuelas del pueblo y de esta pedanía, al grupo le puede ir entrando hambre, para eso lo mejor como aperitivo a la comida, es visitar una fábrica de Jamones. Claro está, si la agencia organizadora lo cree conveniente. En El Hijate, tenemos Hijos de Catalina Rodríguez Castaño es una empresa familiar con más de 30 años de experiencia en la producción de jamones y embutidos. Experiencia avalada por la tradición de una familia de artesanos, Que día a día trabajan para conseguir un producto saludable y con unas características de sabor y aroma inigualables. Ya que se encuentra en un enclave los secaderos, a 975 metros de altitud, entre las sierras de los Filabres y las Estancias, que le  aportan con sus vientos serranos, el nivel justo de frío y humedad para conseguir una curación con garantías de calidad.

 

Recordar que muchos de los recursos a visitar se catalogan como Bienes de Interés Cultural, por lo que sólo deben ser explicados por un guía Oficial, cualquier persona que intente explicarlos sin su correspondiente acreditación puede ser sancionado por ello.

Este es otro de los lugares que les puedo mostrar a los grupos que visiten Almería  durante los fines de semana, Trabajo tanto para  agencias de viajes,  como para  particulares, soy guía turístico oficial. La visita a este pueblo se puede incluir en una excursión más amplia para conocer la zona visitando otras poblaciones como son: Caniles (Granada), Serón, Tíjola, Lucar….

Te puedes poner en contacto conmigo,  pinchando aquí,

ALCOLEA – ALMERÍA

En lo más alto de la provincia de Almería, se encuentra el pueblo de Alcolea, situado en plena Alpujarra, y dentro de su termino municipal existen tres municipios: Lucainena, Darrical y Alcolea.  Nosotros en esta visita nos centramos en la localidad de Alcolea.

Panoramica

En las  inmediaciones de la oficina de turismo nos vamos a encontramos con una la casa señorial representativa de Alcolea en la Edad Moderna, los Marqueses de Iniza.

Alcolea es tierra de fuentes y de agua, que nos recuerdan la cercana presencia de Sierra Nevada y Sierra de Gádor, auténticos depósitos del preciado elemento, descargado lentamente para generar vida.

En una pequeña plazoleta nos recibe con sorpresa, la Fuente Nueva muestra como su estructura separa perfectamente, por motivos higiénicos, según criterios ilustrados, el pilar bajo para uso como abrevadero de ganado, de la fuente alta para uso humano y con los huecos para colocar los cántaros. Estas fuentes eran espacios de sociabilidad muy importantes en épocas pasadas.

Otra de las viviendas señoriales del pueblo, es la casa de Loreto Godoy. Era propiedad de Adela Ruiz Roda, descendiente de grandes propietarios de Alcolea, quien casa en 1896 con Francisco Valbuena Monterrey (1869-1931), XI marqués de Iniza. La pareja no tuvo hijos. A la muerte de la viuda pasará a su sobrina Loreto Godoy, que da nombre a la vivienda actual.

La fachada principal a la actual Plaza de la Iglesia es un cambio del siglo XIX, pues la portada principal, hoy cegada, daba a la calle Real, la antigua calle principal de acceso a la Alpujarra y Ugíjar. De nuevo encontramos la importancia de la rejería, el balcón sobre la portada y, en general, la arquitectura como elemento de representatividad social de la nueva nobleza rural.

Pero el símbolo artístico y cultural de Alcolea es esta Iglesia De San Sebastián. Su imponente y rotundo volumen exterior nos habla de una larga y compleja historia constructiva y de una rehabilitación reciente sufragada por los vecinos. La primitiva iglesia mudéjar de mediados del siglo XVI, mucho más sencilla, presentaba una sola nave y cubierta con armadura mudéjar.

Iglesia de San Sebastian

Cerca de la iglesia encontramos un lavadero, que conserva el encanto original y un bello entorno rural. Además la fuente-lavadero no ha sido reformada, conservando el encanto de lo original. La fuente mana sobre un abrevadero redondo y de allí vierte al anexo y alargado lavadero, una gran balsa rectangular, a cuyo alrededor se disponen las superficies de lavado, que si pudieran hablar nos trasladarían un montón de historias y vivencias paralelas al discurrir del agua y la dura faena del lavado. Desde allí el agua discurre a otras dos albercas escalonadas apoyadas en un peñón calizo.

La ermita se sitúa en el antiguo camino real que procedía de la costa, se trata de un templo barroco levantado en 1709 (la fecha aparece en un lateral bajo la cornisa). En el mismo edificio encontramos un espacio anexo que pudo servir como casa del ermitaño y sacristía, mientras que, junto a la puerta, encontramos en el suelo el hueco circular del aljibe subterráneo. Pero el mayor atractivo se encuentra en el interior, con una planta de una gran nave cubierta con bóveda de cañón, con tribuna a los pies, capilla mayor diferenciada y un sencillo camarín, en la cabecera, elemento característico de la arquitectura religiosa granadina de la primera mitad del siglo XVIII que potencia el efectismo barroco del altar mayor. Sorprende la decoración con frescos representando a los Santos Apóstotes.

Dese aquí nos dirigimos hasta espacio era antiguamente el solar de una era de trilla, pero hoy recortada en su mitad para el trazado de la nueva calle.

Era

Desde aquí podemos observar el entorno inmediato de la población, el valle del río Alcolea y la singular formación de cárcavas sobre margas que conforman la ladera del valle. A mayor distancia disfrutamos una vista general de la Alpujarra granadina, entre las sierras de la Contraviesa (al sur, con su máxima altura en el Cerrajón de Murtas) y Sierra Nevada (al norte, con el Mulhacén y el Pico de la Alcazaba como mayores alturas visibles).

El rosario de pueblos de la Alpujarra granadina, con su permanente tono blanco de cercanía al cielo, se encadenan en la media ladera de Sierra Nevada para ofrecer un singular y única vista panorámica, que de noche, adquiere una especial carga visual y emotiva con múltiples luces dominando el horizonte.

 

Recordar que muchos de los recursos a visitar se catalogan como Bienes de Interés Cultural, por lo que sólo deben ser explicados por un guía Oficial, cualquier persona que intente explicarlos sin su correspondiente acreditación puede ser sancionado por ello.

Este es otro de los lugares que les puedo mostrar a los grupos que visiten la Alpujarra durante los fines de semana, Trabajo tanto para  agencias de viajes,  como para  particulares, soy guía turístico oficial. La visita a este pueblo se puede incluir en una excursión más amplia para conocer la zona visitando otras poblaciones como son: Cajayar, Laujar de Andarax, Valor, Ugijar …… 

Te puedes poner en contacto conmigo,  pinchando aquí,

ALBOX – ALMERÍA

Hoy visitamos la localidad de Albox en pleno valle del Almanzora, con una población de unos 10.000 habitantes, de los cuales existe hay una importante colonia inglesa.

vista general


Nuestra primera parada será en el barrio alfarero para visitar una alfarería de las típicas de la zona, donde hoy en día todavía se trabaja el barro. Allí hoy en día se puede visitar una alfarería, con cita previa, y visitar la plaza de los Alfareros.

Desde ahí, andando nos recorreremos las calles de la localidad, y después de pasar el puente sobre la Rambla de Albox, que une el pueblo, nos dirigiremos hasta el Templo parroquial de Santa María.  El Templo Parroquial de Santa María, que en el S. XVIII estaba bajo la advocación de la Virgen del Rosario, fue construido entre 1718 y 1728 bajo la dirección de los Maestros Juan López de Robles y Alfonso Gutiérrez, con planta de cruz latina; se cubre con bóvedas y de cañón esbelta cúpula en la intersección del crucero.

Destaca la decoración de estucos barrocos situada sobre todo en pechinas, cúpula y claves. Durante la segunda mitad del S. XVIII se añadieron diversas capillas privadas que ampliaron notablemente la planta del templo y probablemente se labró su portada principal, en la que se conserva desplazado y mutilado el escudo señorial. De aquella época se conserva alguno de los retablos barrocos que adornaron los altares de sus capillas.

En nuestro recorrido por las calles de la localidad, nos encontraremos con la escultura en Homenaje al Arriero.  La impresionante escultura está ubicada en el centro de la plaza Nueva del municipio de Albox. El monumento cuenta con unas dimensiones de cinco metros de largo por dos y medio de ancho. Consta de las tres piezas fundamentales que integran la obra, concretamente; un arriero, un burro y un carro.

Monumento al arriero.

Recordar que muchos de los recursos a visitar se catalogan como Bienes de Interés Cultural, por lo que sólo deben ser explicados por un guía Oficial, cualquier persona que intente explicarlos sin su correspondiente acreditación puede ser sancionado por ello.

Este es otro de los lugares que les puedo mostrar a los grupos que vengan a Almería durante los fines de semana, Trabajo tanto para agencias de viajes, como para particulares, soy guía turístico oficial. La visita a este pueblo se puede incluir en una excursión más amplia para conocer el Valle del Almanzora con visitas otras poblaciones como son: Zurgena, Arboleas, Fines, Macael, y el Santuario del Saliente que se encuentra a 19 kms de la localidad, de él y de la romería se hablará en otras publicaciones.

Te puedes poner en contacto conmigo,   pinchando aquí . (Indicar la población o poblaciones, a visitar, número de personas aproximado, y las posibles fechas, a ser posible dos por si no hubiese disponibilidad, en la primera de ellas)

ALBOLODUY – ALMERIA

Dentro de la alpujarra en la vertiente almeriense y a tan sólo 34 km de la ciudad de Almería, se encuentra  Alboloduy.

Alboloduy_-_plaza_ayuntamiento

Alboloduy se caracteriza por ser un pueblo participativo y tranquilo, con una población agradable y solícita para el extraño que se acerca a conocer este pueblo tan representativo de las tradiciones culturales de la comarca.

Pasear por este tranquilo pueblo es contemplar su arquitectura y tecnología popular. Aún quedan activos en Alboloduy los lagares o jaraíces tradicionales y alguno de los molinos hidráulicos que existieron y que continúan funcionando cada vez que hay agua y grano para moler.

Lo primero que nos va a llamar la atención es su soberia araucaria (Araucaria excelsa), plantada a finales del siglo XIX, que constituye, posiblemente, el ejemplar centenario de mayor porte, en su especie, de la comarca.

Las araucarias constituyen un género botánico con origen muy antiguo por lo que son citados en ocasiones como fósiles vivientes, formados por 19 especies diferentes originarias de América del Sur y Oceanía.

Estos árboles, que pueden llegar a alcanzar los 80 metros, son platas de crecimiento lento, por lo que su presencia les dota de un mayor valor, aunque en el caso de este ejemplar se haya podido beneficiar de su ventajosa ubicación en un suelo profundo y suelto provisto de cierta humedad procedente de la circulación subterránea del río. Antiguamente utilizado como mástil para los barcos, se extenderá como ornamental por los jardines y cortijos de las zonas bajas y medias de nuestra comarca durante el siglo XIX, dando un llamativo contraste al paisaje.

Un segundo ejemplar de este género, pero de menor porte, se ubica a unas decenas de metros, junto al lavadero.

calles

Desde este lugar nos dirigiremos  por la calle Fuente hacia la Plaza de San Juan.

Es la plaza más importante de la población, un espacio de convivencia así llamado por encontrarse junto a la iglesia parroquial de San Juan, que constituye, obviamente, el edificio más llamativo de la plaza, abriendo su sencilla portada lateral hacia la misma. Junto a esta construcción religiosa, la conservación del conjunto de las casas y el soberbio ejemplar de plátano de sombra (plátanus hispánica), determina el interés histórico-urbanístico del conjunto.

Esta plaza constituye, además, un singular mirador del reloj de la población. La placa cerámica está colocada en medio de la plaza pero nos orienta perfectamente hacia el volumen de la Torre del Reloj, que domina en altura la trama urbana.

Lo habitual es visitar la Iglesia Parroquial de San Juan. Para ello tendremos que pedir cita para que se nos abra. Saben que antiguamente la vida de los pueblos se regía por la hora solar, que se reglamentaba en muchos casos, mediante la utilización de la sombra de algún elemento natural (peñón, árbol…). Ni siquiera la aparición de los relojes de sobremesa o de bolsillo en algunas casas adineradas hizo desaparecer la utilización de los elementos naturales. Con la llegada de los grandes relojes públicos en el siglo XIX, estos se instalan en torres levantadas al efecto o en las de las iglesias, en busca de un mayor alcance sonoro de las campanadas o, incluso, según el dominio laico o religioso del momento. En este sentido, hay que tener en cuenta que el ejemplar que contemplamos se construyó en 1.867, en tiempos del reinado de Isabel II.

La iglesia de Alboloduy, forma parte del último gran impulso estilístico tradicional, el Neoclásico, característico de la segunda mitad del siglo XVIII y primera mitad del XIX. La posición de la torre en el eje central de la nave (en lugar de en uno de los laterales), en este caso situada tras la cabecera, es un signo característico del neoclásico alpujarreño, que busca la simetría académica de forma acusada.

Iglesia de San Juan

Arruinada la antigua iglesia que se situaba en la Plaza Vieja, la nueva, dedicada a San Juan Bautista, se levanta en la zona más baja del pueblo sobre los antiguos huertos, afectando a algunas casas del entorno. Fue realizada por el arquitecto Domingo Thomas entre1796 y 1802.

La Plaza del Ayuntamiento constituye un elemento fundamental en la estructura urbana, asentándose en una zona de crecimiento de los siglos XVIII y XIX. Aquí se ubica el edificio del Ayuntamiento, construido en 1902 y demolido a finales del siglo pasado, aunque respetándose la fachada primitiva, acorde con el estilo historicista de las viviendas burguesas del momento, donde destaca el clasicismo en la distribución de huecos, el uso del arco rebajado, las dos plantas de altura enmarcadas por un reforzamiento en falsos sillares en los extremos, y la característica cubierta plana mediterránea.

Nuestro paseo continua por la calle Muriana, en una esquina de la plaza, para continuar hacia Plaza De San Roque.

AlboloduyPeñóndelMoro

Nuestro paseo continua por la calle Alta. A lo largo de ella pasaremos junto al Zacatín (antigua calle medieval de las tiendas textiles) y a los curiosos callejones en ascenso, para llegar a la calle Rastro, con su curioso balcón de simbología masónica.

Sobre nuestro itinerario, mediante un escabroso acceso, se encuentra el barrio medieval de La Mezquita, donde se localiza el curioso cobertizo del Anetillo, y el barrio de El Barranco también de época musulmana. La placa cerámica se sitúa en el suelo al comienzo de la subida al barrio, por lo que deberemos después retroceder sobre nuestros pasos para continuar el recorrido urbano.

Igualmente, desde aquí se accede al Peñón del Moro, sobre el que se encontraba el desaparecido hizán o castillejo de Alboloduy. Actualmente, además de los escasos restos del recinto militar, se conserva parte del aljibe interior. Los vestigios arqueológicos encontrados en este asentamiento demuestran una anterior presencia de la Edad del Bronce y de época romana.

Continuando nuestro camino por la calle Mezquita nos acercaremos a la base del Peñón del Moro.

Hasta el siglo XIX gran parte del núcleo urbano de Alboloduy se concentraba en las laderas este y sur del Peñón del Moro. Aquí se localizan diversas cuevas excavadas en la roca, algunas de ellas actualmente cegadas, desde donde se comunicaba en ascenso con el castillo. Varias de estas cuevas se pueden observar en nuestro paseo.

Sin embargo, periódicamente, fruto de diversos procesos erosivos, rocas de diverso tamaño caían sobre las casas, provocando importantes daños materiales e, incluso, desgracias personales. Por ello a finales del siglo XIX se destinaron 100.000 pesetas de la época para construir una torre que contuviera los desprendimientos.

Conocida como “La Chimenea”, la curiosa construcción, que estimula la curiosidad y desorienta a tantos visitantes, no es más que es una enorme torre maciza, troncopiramidal, de mampostería enfoscada.

Unos metros más adelante, detrás de la torre, se ubica un interesante mirador sobre el río y el Peñón de la Reina, el enorme macizo situado al otro lado del mismo, donde se localiza el más importante yacimiento de la Edad del Bronce de nuestra comarca.

Para seguir nuestro itinerario volveremos sobre nuestros pasos para tomar en descenso la sinuosa calle Cueva hasta llegar a la Plaza Vieja, posiblemente el antiguo zoco medieval. Igualmente, en la Calle Duque se ubica el Museo de Alboloduy, levantado sobre el solar que ocupaba la casa-palacio del Duque de Gor. La visita a este museo se realizará previa petición para su apertura, ya que suele estar cerrado y sólo suele abrir algún ratito los sábados.

Seguimos con nuestro paseo, hasta llegar a la Fuente – lavadero del Siglo XIX.

Corresponde a un soberbio conjunto hidráulico encadenado, que se inicia, en un primer espacio apergolado, con la Fuente de los Siete Caños, donde mujeres y hombres recogían en cántaros el agua que casi a diario llevaban, a mano o en bestias, para el servicio de las casas.

Los caños vierten sobre el canal, antiguo abrevadero, imprescindible para calmar la sed de los animales de carga de los que dependía gran parte de la fuerza de trabajo del pueblo.

Desde allí, el agua llega todavía limpia hasta el lavadero, ubicado en un segundo espacio, donde se ubica una larga pila corrida. Su construcción, ya avanzado el siglo XX, supuso una importante mejora en las condiciones de trabajo de las mujeres que hasta entonces tenían que lavar arrodilladas en la acequia. Finalmente, el agua se vierte a una gran alberca descubierta, que regula los riegos de la margen derecha del río Nacimiento, aguas abajo del pueblo.

Esta fuente de Alboloduy se nutre mediante una espectacular galería de origen medieval, excavada en el la roca, de aproximadamente 4 Kms de longitud, que atraviesa la base del Peñón del Moro, contando con diversos pozos de ventilación y limpieza, algunos de 20 metros de profundidad.

También podemos visitar, la Ermita del Santo Cristo de la Humildad. Con este recorrido podemos pasar la mañana, compartiendo la visita con otros pueblos de la zona.

Recordar que muchos de los recursos a visitar se catalogan como Bienes de Interés Cultural, por lo que sólo deben ser explicados por un guía Oficial, cualquier persona que intente explicarlos sin su correspondiente acreditación puede ser sancionado por ello.

Este es otro de los lugares que les puedo mostrar a los grupos que visiten la Alpujarra durante los fines de semana, Trabajo tanto para  agencias de viajes,  como para  particulares, soy guía turístico oficial. La visita a este pueblo se puede incluir en una excursión más amplia para conocer la zona visitando otras poblaciones como son: Alhabía,  Alsodux, Santa Cruz de Marchena. 

Te puedes poner en contacto conmigo,   pinchando aquí,

EXCURSIONES POR ALMERÍA – SOMONTÍN

Visitamos en esta ocasión el considerado con segundo pueblo con mejor calidad de vida de toda Almería. Viajamos hasta Somontín, situado en el valle del Almanzora. A unos 90 km de la ciudad de Almería, con una población de apenas unos 521 habitantes (a 31 de diciembre de 2013).somontin

Al llegar a Somontín nos llamará la atención su caserío reluciente y abigarrado en lo alto de una colina que escalaba la sierra. Sus encaladas casas cubiertas de teja árabe, buscaban sitio a los pies de los cerros de las Estancias.

Según la época del año también podremos contemplar una  abundante vegetación, exuberante y coloreada, era primavera por todos los montes, valles, cerros y llanos. Los grandes olivos, con cientos de años de edad, las encinas, las vides, los almendros y las higueras ocupaban barrancos, cultivos y bordes de bancales.

El nombre de Somontín procede de dos vocablos latinos: Summun y Montis, es decir, “en lo alto del monte”. El acierto del nombre vendría por la ubicación del pueblo respecto al Valle del Almanzora.

somontin-calle-de-las-flores_254575

Recorremos sus calles y plazas. Sobre todo en orden ascendente ya son las callejas estrechas, las cuestas, los callejones ciegos y los emporchaos (Álamos, el Pretil, los Caños, las Peñicas) alrededor de la Plaza del Mercado (Constitución), con su portón de villa señorial y los restos de la cerca de piedra, con su puerta andalusí, en torno al barrio de la Iglesia. Alrededor de este arrabal, las calles rectas de los nuevos pobladores cristianos (Enmedio, del Aire, Pilar, etc.) habían extendido la alquería, tras la muralla, hacia el noroeste, con los suelos empedrados para el paso de las caballerías, regados y barridos. Las ventanas, terrazas y calles exornadas con macetas de flores y plantas verdes, daban un espectacular toque colorista y vital al destellante blanco-azulete de muros y fachadas.

Visitamos el gran mirador mágico y espectáculo de visión al valle del Almanzora en su parte norte, situado en la puerta sur de la iglesia y denominado Balcón del Almanzora, primero por el naturalista Rojas Clemente en el siglo XIX y cien años después por el poeta almeriense Francisco Villaespesa. Es un mirador privilegiado que nos permite divisar los pueblos de la cuenca del Almanzora, desde Serón a Cantoria.

Somontín, de tortuoso acceso por la pendiente del terreno y con una altitud de 813 metros sobre el nivel del mar, merece nuestra visita detenida y sin prisas. Sus calles empedradas, limpias y bien baldeadas, y sus casas blanqueadas, nos trasladaban a otros pueblos de las Alpujarras con puertas, calles, ventanas y balcones abundantes en maceteros y flores.

image_106971_jpeg_800x600_q85

Al subir lo primero que nos vamos a encontrar es su colegio. En la misma calle, casi enfrente, el viejo Lavadero Municipal, antigua Casa de Baño o hamman, con blancos arcos mediterráneos, y transparentes aguas de la Fuente Grande. Más arriba, el campanario, en la coqueta torre de la bella iglesia y antigua mezquita, con sus cuatro cúpulas levantinas. Paseando por los rincones de este pueblo nos sorprendieron los vestigios de su rico pasado artístico, los emporchaos de la época musulmana en la Plaza de la Constitución (Plaza del Mercado), los restos de la cerca murada andalusí o el escudo de la Santa Inquisición en la Placeta.

Aquí podemos pasar una mañana relajante de un día maravilloso día de excursión por un pequeño pueblo almeriense.

Recordar que esta es una de las muchas propuestas que le puedo ofrecer a las agencias de viajes que envíen grupos los fines de semana, para conocer la provincia de Almería.

Pueden  pedirme que les cotice mi  trabajo a través de la pestaña de contactos o enviando un  correo electrónico pinchando aquí. Trabajo tanto para agencias de viajes como para grupos de particulares (grupos VIP)

Recordar que este recurso a visitar se cataloga como Bienes de Interés Cultural, por lo que sólo deben ser explicados por un guía Oficial, cualquier persona que intente explicarlos sin su correspondiente acreditación puede ser sancionado por ello.

 

Nota:

Toda la información aquí existente, así como fotos han sido obtenidos de las páginas públicas: Wikipedia, Andalucia.org, turismo Almería de la Excma. Diputación Provincial, páginas de los diferentes ayuntamientos, así como otras páginas de promoción turística.

 

 

BEIRES – ALMERÍA

En la comarca de la Alpujarra Almeríense se encuentra el pequeño pueblo de Beires. Sus pequeñas casas, limpias y encaladas, contrastan con los alrededores del pueblo, el cual se encuentra sembrado por una abundante vegetación. Posee unas vistas sumamente agradables, pintorescas, ya que el pueblo se halla rodeado de árboles de distintas especies frutales y flores de todas las clases entre las casas, pues antiguamente rara era la que no tenía huerto. A estas espléndidas imágenes que nos puede proporcionar un paseo por Beires, tenemos que sumar la panorámica que nos ofrece, desde la Sierra de Gádor al Cabo de Gata, contempladas desde la plaza de la iglesia, situada en el extremo oeste del pueblo. Es en este lugar donde realizamos nuestra primera parada para visitar la Iglesia de Ntra. Sra. de la Misericordia del Siglo XVII.

Muy próxima a la iglesia, en una peña en dirección al Ayuntamiento y al lado del camino, se encuentra un misterio. La curiosa hornacina excavada en la roca albergó en su día una virgen de ignota advocación, aunque su forma y función recuerdan a las tacas o alacenas de las casas árabes conocidas en la Comarca.

beires-1

Desde el mirador de la Iglesia podemos disfrutar de una panorámica del pueblo con sus dos barrios y su encantador perímetro de huertos y verdor, Sierra de Gádor al fondo, donde destaca el Camino Real de las Fundiciones bordeando su pendiente, el valle del Andarax a los pies, y especialmente en primera fila la ermita de Ntra. Sra de los Desamparados, compartida con los vecinos pueblos de Almócita y Padules, centro de devoción popular de la zona en su tradicional romería de Setiembre.

Asomarse a este mirador representa un cúmulo de sensaciones que no podemos perder.

Nos dirigiremos hasta  lo que denomina Museo Abierto “Memoria de la Minería de Beires”, que desarrolla seis paradas por el casco urbano, a través de un museo en la calle. Aprovechando ensanches o plazas, recrea la memoria histórica de la minería del hierro, desarrollada entre finales del siglo XIX y los años sesenta del XX.

Cada parada presenta una plancha recreando una escena y un panel ilustrativo. El itinerario por las distintas escenas permite entender el desarrollo, apogeo y crisis de esta desconocida minería del hierro en Beires. Una minería en la que intervinieron ingenieros y empresarios ingleses, franceses y alemanes.

museo

Esta ruta, además, permite disfrutar de un agradable paseo por este municipio alpujarreño complementando la visita con el propio recorrido por la población.

Para llegar a nuestra próxima parada haremos un pequeño trayecto periurbano, pero merece la pena por el disfrute del atractivo entorno y la sensación de tranquilidad que nos embarga. Vamos a visitar la ermita de las ánimas.

Situada en la calle Real, causa sorpresa esta sencilla y pequeña construcción adosada a la roca y con tejado a dos aguas, dedicada a las ánimas del Purgatorio y a la Virgen del Carmen. Allí acuden los familiares y vecinos para rezar, poner velas y realizar ofrendas en favor de los difuntos, a los que debemos salvar del purgatorio mediante la intercesión de los santos y nuestros rezos.

También nos recuerda que debemos estar siempre en paz con Dios y libres del pecado, pues la muerte nos aguarda en cualquier momento. Pero también servía como humilladero para encomendarse a Dios a la salida del viaje, siempre peligroso en aquellos momentos.

Situada a la entrada de la población por el antiguo camino a La Alpujarra esta construcción está ligada a la fuerte carga de religiosidad popular de todo el valle del Andarax desde los mártires de la Guerra de las Alpujarras y la Contrarreforma católica del concilio de Trento (entre 1545 y el 1563).

Puente

Aunque oculto por una frondosa vegetación de ribera que aprovecha la humedad y el agua de la fuente de la balsa de la Pileta, podemos reconocer un funcional arco de medio punto sosteniendo el puente del mismo nombre, levantado en piedra. Constituye una obra de ingeniería civil fundamental, que permitió comunicar las dos barriadas de Beires y como paso de un camino general de La Alpujarra. Se construyó entre 1682 y 1715, coincidiendo con el crecimiento económico y demográfico del siglo XVIII.

La fuente obtiene el agua de una mina que se introduce unos 50 metros en la montaña. Primitivamente abastecía una pila de piedra para abrevadero de ganado (de ahí su nombre de Pileta), pero la riada de la famosa “nube de Santa Rosa” de 1871 la destruyó completamente e hizo construir la actual balsa.

Estos lugares se los puedo mostrar a los grupos que visiten la provincia de Almería, durante los Fines de Semana, como parte de una excursión más amplia para conocer la Alpujarra. Trabajo tanto para agencias de viajes como para particulares y grupos privados. Pueden  pedirme que les cotice mi  trabajo a través de la pestaña de contactos o enviando un  correo electrónico pinchando aquí. 

Recordar que muchos de los recursos a visitar se catalogan como Bienes de Interés Cultural, por lo que sólo deben ser explicados por un guía Oficial, cualquier persona que intente explicarlos sin su correspondiente acreditación puede ser sancionado por ello.

 

EXCURSIONES POR ALMERÍA – ALSOLUX

Viajamos a tierras dedicadas al cultivo de frutales y parras, rodeadas de cerros áridos y semi desérticos. En medio del valle del Andarax, en plena Alpujarra Almeriense, se encuentra la población de Alsolux.

Alsolux panoramica

Entre estas se levanta el pueblo con sus casas características de terrados de origen morisco, entre las que sobresale la Iglesia Parroquial.

A nuestra llegada en autocar lo hacemos tomando como referencia la oficina de información turística desde allí a píe comenzamos nuestro recorrido por la localidad empezando por Ermita de las Ánimas. Siglo XIX. Situada a la entrada de la población nos recuerda la fuerte carga de religiosidad popular de todo el valle del Andarax desde los mártires de la Guerra de las Alpujarras y la Contrarreforma católica del concilio de Trento animándonos a interceder por las ánimas del purgatorio. La cartela situada encima de la puerta nos comunica su funcionalidad: Rogad por las almas del purgatorio.

Desde aquí podremos ver al otro lado del río algún antiguo cortijo uvero, definido por un amplio porche con arcos para realizar la faena uvera, base económica hasta fechas relativamente recientes. Además la fuerza expresiva del volumen edificado, levantado sobre un alto que domina las terrazas sobre el río, subraya el poder económico de los propietarios. Ahora nos trasladamos hasta la Fuente Lavadero, que quizás sea uno de los ejemplares mejor conservados de la Alpujarra almeriense por mantener gran parte de la estructura original y mostrar la fuente anexa con la cimbra de abastecimiento, aunque hoy una sequía continuada hace que apenas brote un hilo de agua.

Era un espacio fundamental de relación social femenina, punto de encuentro donde intercambiar vivencias, hablar de los problemas del momento e, incluso, permitirse la licencia de cruzar miradas o palabras con los jóvenes, aprovechando la carga de de las bestias en el abrevadero.

Torre del Reloj

Nos trasladamos hasta el cerrillo donde se encuentra por un lado la Torre del Reloj y la era de los Carmona.

Desde la parte alta del pueblo domina esta torre la trama urbana, pero no tuvo ninguna funcionalidad defensiva contra posibles enemigos, como suele ser habitual, sino que sirvió tradicionalmente como reloj para los vecinos, cuando sólo los burgueses adinerados podían permitirse ese lujo.

La era de los Carmona aprovecha la situación en lugares ventilados para separar el grano del cereal de la paja tras pasar el trillo tirado por la bestia. Constituían el punto de partida de la sencilla cadena agroindustrial de transformación del trigo hasta poder disponer de pan y dulces.

Su estructura es muy simple, con un suelo empedrado con cantos, una pequeña pendiente para evitar el encharcamiento, y rodeado de un pequeño murete de contención del relleno de tierra y para evitar el excesivo viento rasante Hace tiempo cayeron en desuso, pero su ubicación estratégica les permite constituir unos excelentes miradores.

Iglesia

La sencilla iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción nos recibe con su volumen imponiéndose sobre su horizontal trama urbana, con viviendas de apenas una o dos plantas. Situada a la entrada de la población y junto a la antigua acequia procedente de la fuente de la Santa Cruz, posiblemente ello justifique su construcción sobre el solar de la antigua mezquita, y la acequia serviría como improvisada pila de abluciones para los fieles islámicos.

Y desde aquí de nuevo hasta el autocar para continuar nuestro recorrido por la Alpujarra Almeriense, o volver al hotel donde se aloje el grupo.

Esta es otra de las propuestas que les puedo ofrecer a las agencias de viajes y Tours Operadores, que envíen grupos a la provincia de Almería, como guía turístico oficial.

Recordar que muchos de los recursos a visitar se catalogan como Bienes de Interés Cultural, por lo que sólo deben ser explicados por un guía Oficial, cualquier persona que intente explicarlos sin su correspondiente acreditación puede ser sancionado por ello.

Te puedes poner en contacto conmigo, que soy guía oficial a través de info@guialias.com .

Nota:

Toda la información aquí existente, así como fotos han sido obtenidos de las páginas públicas: Wikipedia, Andalucia.org, turismo Almería de la Excma. Diputación Provincial, páginas de los diferentes ayuntamientos, así como otras páginas de promoción turística. Los vídeos se han compartido los enlaces directamente de las páginas públicas de Youtube.

GADOR

El pueblo de Gádor, situado a tan sólo 18 kilómetros de Almería capital,  desde donde es posible llegar por la autovía A-7 en dirección a Granada, tomando la salida 448 en dirección a Benahadux. Desde ahí, continuaremos por la carretera nacional 340 y atravesaremos Huércal de Almería y Benahadux, para continuar por la carretera de Almería a Guadix, que nos llevará a nuestro destino.

vista

Es un pueblo blanco ubicado en las faldas de la sierra de su nombre, con un paisaje único de oasis (huertas de cítricos) y desiertos deslumbrantes. A su término pertenece parte del poblado de los Millares.

Entre este paisaje se levanta el pueblo, con una interesante cuevas medievales, sus calles luminosas de casas blancas,  el ayuntamiento (levantado sobre el antiguo pósito) y los monumentos a la Mujer, al Jornalero.

ayuntamiento_gador

En esta localidad se pueden visitar monumentos como la iglesia, donde se funden el barroco y el más puro estilo neoclasicismo del gran arquitecto dieciochesco Ventura Rodríguez. Del siglo XVII permanece en pie un edificio de interés histórico, la ermita de la Encarnación del Marchal de Araoz, fundada por Don Ignacio Almansa de León, canónigo de Almería, cuyo escudo campea en la portada.

En alguna ocasión, se quiere visitar un pueblo por la tarde tranquilamente y regresar al hotel para la hora de la cena. Este pueblo es ideal para esta visita.

Este es otro de los lugares que les puedo enseñar a los grupos  que envíen las agencias de viajes y Tours Operadores, durante los fines de semana a la provincia de Almería, también trabajo para grupos VIP.

Recordar que muchos de los recursos a visitar se catalogan como Bienes de Interés Cultural, por lo que sólo deben ser explicados por un guía Oficial, cualquier persona que intente explicarlos sin su correspondiente acreditación puede ser sancionado por ello.

Te puedes poner en contacto conmigo, que soy guía oficial pinchando aquí.

BAYARCAL – ALMERÍA

Hoy visitamos el pueblo más alto de Almería, situado a 1258 metros sobre el nivel del mar,o en plena alpujarra Almeriense, y lindante con la provincia de Granada. Nos vamos a Bayarcal. Situada a 76 kilómetros de la ciudad de Almería, con una población a finales del año 2015 de 336 habitantes.

Bayarcal

Como trabajo trabajo como guía turístico, he elaborado la información de la población como si de una visita a la localidad se tratase.A nuestra llegada a la población dejaremos el autocar en cerca del Parque Infantil, donde se ubica el Punto de Información turística. Desde ahí comenzamos la visita dirigiéndonos a píe hasta el el Barrio De La Calle Ancha, de sinuosas calles con antiguos cobertizos, también llamados “casas puente, porches o tinaos”, que cubren las calles y prolongan la vivienda al otro lado, uno de los elementos arquitectónicos más característicos de la arquitectura tradicional alpujarreña y de clara herencia hispanomusulmana.

Atravesamos el barrio siguiendo las calles Ancha y Paz para llegar a la carretera, que tomaremos en sentido ascendente. Hasta llegar al mirador de la era Felipe. Nos encontramos ante un excepcional observatorio del río Bayárcal, cabecera del río Adra, que se abre paso entre las murallas de la llamada cadena prelitoral bética, dejando a la derecha la Sierra de la Contraviesa, con su máxima altura, el Cerrajón de Murtas (visible desde aquí), y a la izquierda la Sierra de Gádor.

Abajo, a lo largo de su curso, son visibles las poblaciones de Cherín y Lucainena, y en días claros, incluso, podemos apreciar el mar en el horizonte, una silueta que refleja la importancia de la ladera, la luz y el agua como elementos de identidad de la Alpujarra.

Barrio Arto

En nuestro paseo podemos seguir por la carretera para ascender al Barrio Alto desde el extremo norte del casco urbano. Es el barrio más elevado de los cinco que conforman el actual núcleo urbano. Desde su plaza podemos recorrerlo en descenso por la calle El Paso, haciendo un descanso en su recóndita Fuente Velasco. Podemos reconocer cómo el caserío tradicional se ajusta al patrón alpujarreño de viviendas cúbicas de una o dos alturas, con cubierta horizontal de alero de laja, dispuestas de forma escalonada para poder adaptarse al terreno.

Llegando a la carretera la tomaremos en descenso hasta pasar la curva del barranco que cruza el pueblo para tomar en ascenso la calle Fuente Castaño.

Este barrio-calle que acoge a la parte alta del espacio central del núcleo, quizás vestigio de un antiguo camino alto que recorrería gran parte de la población para acceder al Barrio Alto.

Como en tantos núcleos alpujarreños de impronta medieval islámica, la población se organiza en los distintos barrios de la antigua alquería, antes separados por tierras de labor que, tras la ocupación cristiana, van creciendo progresivamente hasta llegar a la compactación actual.

Desde esta calle podemos ascender al mirador de la Era Vivero y a su Centro Micológico, sala de exposiciones con fotografías de las setas comestibles y venenosas del entorno, y desde aquí descenderemos hacia la iglesia por un pintoresco y sinuoso pasaje.

La Iglesia de San Francisco Javier del siglo XVI, bajo esta  advocación a San Francisco Javier parece responder a la presencia de gentes procedentes de Navarra en la repoblación realizada tras la expulsión de los moriscos.

Iglesia

El templo mudéjar, reconstruido tras su quema con la rebelión morisca de 1568, responde al modelo más sencillo para pequeñas poblaciones, con planta rectangular de una sola nave y capilla mayor diferenciada, además de una cubierta con armadura de lima bordón (de cuatro costados), pero que se hundió lamentablemente en la década de los cincuenta del siglo, y hoy lamentablemente sustituida por un tejado de fibrocemento. Los muros son de mampostería con sillares de refuerzo en las esquinas y se coronan con una cornisa de cantería con modillones.

Pero el elemento singular, y único en la provincia, está constituido por las albanegas del cuerpo de campanas, decoradas con cerámica granadina de loza dorada.

Nuestro camino continúa por la carretera para llegar al mirador de Este sencillo mirador muestra una curiosa fuente que mana desde una piedra de molino. Podemos apreciar la cascada que llega a la Fuente Jiménez y el puente que formaba parte del antiguo camino de herradura que llegaba a Bayárcal, cuya sinuosa y pendiente plataforma nos recuerda la dureza de las comunicaciones del momento.

Una mirada a la ladera de Sierra Nevada nos permite apreciar los distintos pisos de vegetación, primeramente el dominio del almendral, que ha sustituido al primitivo encinar, más arriba un apreciable bosque mediterráneo, y por encima el pino silvestre de repoblación.

Seguiremos nuestro paseo por la carretera hasta llegar a la bajada de Fuente Jiménez.

calle empinada

Esta fuente constituye el corazón del antiguo Barrio Bajo medieval de Bayárcal, siendo este manantial, como en otros casos de La Alpujarra, la causa de la creación del asentamiento.

El nacimiento es consecuencia de la agrupación de cuatro manantiales cercanos, que fueron sobre excavados mediante pequeñas galerías y embovedados con piedra seca, para así favorecer la captación de veneros y la canalización de los caudales subterráneos, según una milenaria técnica alpujarreña.

Nos encontramos ante un curioso lavadero nacido al abrigo del antiguo puente del Camino Real de Bayárcal, hoy remodelado como pequeña área de descanso en el entorno.

Entrando de lleno en el barrio Bajo y siguiendo por la misma calle Fuente Jiménez y Hortaliza regresaremos al punto de partida.

Tras realizar esta última parada de la ruta urbana deberemos retornar hasta donde hemos dejado el autocar.

Hemos recorrido un poco más de un kilómetro, respirando aire puro, en pleno contacto con la naturaleza, y en el ambiente de la alta alpujarra almeriense.

Lógicamente esta propuesta se debe hacer en primera, comienzos del verano, y en el otoño. Ya que en el invierno, podemos encontrarnos un pueblo nevado. Lo cual también puede ser un atractivo.

Estos lugares se los puedo mostrar a los grupos que visiten la Alpujarra, tanto granadina como almeriense, durante los Fines de Semana. Trabajo tanto para agencias de viajes, como para particulares y grupos privados. Pueden  pedirme que les cotice mi  trabajo a través de la pestaña de contactos o enviando un  correo electrónico pinchando aquí.